Blog de tendencias

Universo
PFC Cosmetics

¿Afecta un mal hábito en tu tratamiento de belleza?

¿Afecta un mal hábito en tu tratamiento de belleza?

Estás siguiendo un tratamiento de belleza y no consigues los resultados esperados, ¿a qué puede deberse? Tus malos hábitos pueden estar deteniendo el proceso.

Seguramente estés siguiendo algún mal hábito diario que no permite que tus productos cosméticos cumplan correctamente su función. Darse cuenta del efecto negativo que tiene un mal hábito sobre nuestra salud, no es fácil.  Pero con el tiempo, comprobamos que algo falla y ahí es cuando nos damos cuenta.

  • El mal hábito por excelencia, y probablemente, uno de los más difíciles de dejar atrás es: el tabaco. Fumar, además de provocar serias enfermedades, es el enemigo principal de tu piel. Acelera el envejecimiento del rostro e incluso puede hacer que aparezcan pequeñas manchas, muy poco estéticas. Además, del hábito de fumar, aparecen las arrugas  del conocido código de barras.
  • Dormir menos de 8 horas al día y no descansar, es otro de los hábitos más comunes. Organizarte las tareas y no dejarlas para última hora te permitirá poder irte pronto a la cama. ¿A qué espera para empezar?
  • ¡No estés quieta! El sedentarismo es muy común en nuestro país y mucha gente no es consciente de su gravedad para la salud. Muévete más. Proponte caminar 10.000 pasos diarios mínimo. Y ve aumentando la cifra cada semana. Te encantará.
  • Bebe más agua y menos bebidas azucaradas. Mínimo un litro y medio diario, ¿te parece demasiado? Es lo que nuestro cuerpo necesita para realizar sus funciones básicas. Nuestro consejo: llévate una botellita de agua en el bolso y ve bebiendo pequeñas cantidades durante el día, sin darte cuenta habrás bebido el doble de agua de manera sencilla.
  • No te vayas a la cama sin desmaquillarte antes. Al final del día nuestra cara es un cúmulo de restos de maquillaje y contaminación. Que no te pueda la pereza y ¡desmaquíllate! Es importantísimo para conseguir la piel radiante que deseas.

Si no fumas, descansas bien, haces ejercicio, bebes suficiente agua y te desmaquillas cuidadosamente antes de dormir, verás reflejados los cambios en tu piel.

Buenos hábitos, más un ritual de belleza adecuado significa: más luminosidad en el cutis, más elasticidad y menos signos de envejecimiento. ¡Haz las cosas bien! Te sentirás mejor.

keyboard_arrow_left Entrada anterior
Entrada siguiente keyboard_arrow_right

Deja un comentario
arrow_upward