language

Blog de tendencias

Universo
PFC Cosmetics

Comer sano en el trabajo: ¡sí se puede!

Comer sano en el trabajo: ¡sí se puede!

A veces comer de forma saludable en el trabajo parece misión imposible. Y la única opción sana que se te ocurre es una ensalada. Y nada más lejos de la realidad

Nuestro horario y ritmo de vida nos impiden muchas veces tener tiempo para cocinar. Y si a esto le añadimos tener que llevar a nuestros hijos a clases extraescolares, ducharles, ayudarles con los deberes, preparar sus comidas... puede parecer imposible sacar un ratito para pasar tiempo entre fogones.

Lo más importante para comer saludable es la planificación.

Nuestro consejo para planificar todas las comidas de la semana es que el finde cojas papel y boli y escribas tu menú semanal. De esta manera no te quedarás sin ideas a lo largo de la semana y evitarás recurrir a los famosos y poco sanos precocinados.

Algo que puede ayudarte es cocinar una ración más en la cena del día anterior. Lo reservas en una fiambrera y a la mañana siguiente no tendrás que pensar en qué te llevas para comer.

Las verduras cocidas son una muy buena opción, son saludables y aguantan muy bien cocinadas. Lo mismo ocurre con las legumbres. Hervir garbanzos o lentejas y reservarlas en el frigorífico es muy buena idea. Te pueden servir para acompañar a unas verduras o preparar una ensalada diferente.

El congelador, tu gran aliado si comes fuera de casa cada día

Aprovecha un sábado o un domingo que tengas libre para cocinar en gran cantidad. Puedes asar verduras al horno, preparar un guiso, un arroz con verduritas, pollo al horno... Y lo guardas en el congelador por raciones.

Si cocinas 3 platos diferentes y guardas 4 raciones de cada, tendrás la comida preparada para tres días de la semana durante un mes. ¡Así de fácil! Los dos días restantes puedes recurrir a una ensalada con quinoa, un tabulé con verduras, pasta, o un hummús que habrás preparado con las legumbres que herviste y dejaste en el frigorífico.

Snacks saludables

Olvídate de las chocolatinas o de las bolsas de patatas de máquina. Déjate en el trabajo algún tentempié saludable que puedas picar entre horas.

Los frutos secos siempre son buena opción, pero acuérdate que no deben estar fritos. Simpre opta por los tostados o naturales. Una pieza de fruta fresca de temporada o un yogur, también te sacan de un apuro.

Ya vés que todo está en una buena organización de las comidas. Si no destinas unos minutos a pensar en tus comidas y a última hora tienes que coger algo para llevarte al trabajo, siempre recurrirás a lo mismo: una opción poco sana y repetitiva.

NEWSLETTER
Novedades y ofertas en tu email
Suscríbete y consigue un
ENVÍO GRATIS
Suscríbete a nuestra Newsletter, sé la primera en descubrir todas las novedades y llévate el ENVÍO GRATIS en tu primer pedido
Deja un comentario
arrow_upward